El internet y sus cosas

No me acuerdo si era el año 2013 o 2014 cuando ya me había convertido en un ferviente creyente (y evangelizador) de la tecnología cuando escuché de personas mayores que yo: “soy muy mala con estas cosas”, cuando de internet y sus aplicaciones se trataba. No tuvo que pasar mucho tiempo para que me diera cuenta de algo. En realidad, tanto adultos-adultos como adultos-jóvenes, no entendemos cómo usar el Internet.

Entender y saber no son cosas iguales pero no se excluyen. En nuestros tiempos (el apogeo millennial), son abrumadores los servicios al alcance de nuestras manos que nos facilitan tanto la vida que los aceptamos sin reparo. Otros, nos han permitido ser el centro de un mundo aparentemente pequeño. Y sin embargo, nos olvidamos de algo que las generaciones anteriores hacían (cuando estábamos en la inocente infancia de los 90): aprender a usar una herramienta y enseñar a sus descendientes la manipulación responsable y cuidadosa de alguna cosa (la licuadora, la estufa o los fósforos).

Con el internet, su expansión y diversificación, pasamos por encima del proceso que implicaba el que un adulto nos mostrara cómo usar algo y simplemente nos acercamos a encender fósforos dentro de un pajar para luego tirarlos al suelo. Nuestra generación (en mi opinión) se ha engañado creyendo que entiende Internet y sus “apps”. En realidad, muchos sabemos poco, otros nada. Y entre más sabemos (los que decimos que lo hacemos) más pereza nos causa saber porque nos estamos convirtiendo en una generación de infografías.

¿Cómo será nuestro futuro? El Internet ya se nos vino encima. Entendemos tan poco de éste ente tecnológico que podría atreverme a decir que ahora que esta red está superconectada, pronto será tan compleja como la vida misma, dejándonos muy al margen de saber lo que significa Internet como herramienta. La generación que dice entenderla, no la entiende. La generación de atrás avanza con una venda en los ojos confiando en sus hijas e hijos. Y la nueva generación, algunos opinan que solo viene a presionar botones.

En esta opinión no hablo ni me acerco a las cosas de la paranoia (que no debería tratarse como tal) habitual de la privacidad o la libertad, sino a algo en esencia más importante: ¿estamos listos para una herramienta de tamaño semejante? Yo considero que no, pero podríamos estarlo. A menos que seamos incendiarios, creo que muchos aún reparamos en el peligro que supone encender fósforos y tirarlos en un pajar (lleno de paja seca, por si no estaba claro).

Bueno. Ahora, ¿cómo subo esto a mi Twitter…? Oh, ¡ya vi cómo…!

¿Qué es la fe?

¿Qué es la fe o más bien, cómo entendemos la fe?

Para llevar a cabo una actividad en la escuela que estoy impartiendo un curso actualmente, se me solicitó que los alumnos prepararan dicha actividad en torno al valor de la fe. Personalmente no sé si considerar a la fe como un valor. Así que quise retratar en un escrito corto una opinión. La cuál dejo aquí:

La palabra fe proviene del latín fides que puede traducirse como lealtad o confianza. Ha sido interpretada en diversas formas y las definiciones que circulan alrededor de la palabra se citan en las principales Academias de Lengua. Por ejemplo, la Real Academia de la Lengua Española la define en el sentido religioso (cristiano) como el asentimiento a la revelación de Dios. Dicha definición fue propuesta por la Iglesia. Sin embargo, en esta misma Academia otras definiciones pueden encontrarse, la más cercana a un valor moral es aquella que la define como la confianza o el buen concepto que se tiene de alguien o algo.

Coloquialmente la fe es definida como la creencia ciega sobre alguna persona o cosa. Siendo esta propuesta una interpretación controversial ya que implica la mutilación de la razón y el abandono de la voluntad. En 1997 el Biólogo Evolutivo Richard Dawkins escribió un ensayo titulado Is science a religion? (¿La ciencia es una religión?) donde utiliza esta definición para abrir paso a su ensayo, comenzando de la siguiente manera:

Es atractivo conferir un nivel apocalíptico a la amenaza que supone para la humanidad el virus del SIDA, la enfermedad de “las vacas locas”, entre otras. Sin embargo, creo que otro caso que también debe tomarse en cuenta es la fe como uno de los demonios más grandes del mundo, comparado al virus de la viruela pero más difícil de erradicar. La fe, que es la creencia en algo que no está basado en evidencia, es el principal vicio de la religión… Bien, la ciencia no es una religión y no solo se estrella contra la fe. Aunque tiene muchas virtudes de la religión, no tiene ninguno de sus vicios. La ciencia se basa sobre la evidencia verificable.

Una cita que puede agregarse a este fragmento del ensayo del Dr. Dawkins es la que el dramaturgo Víctor Hugo ha dejado para la posteridad:

Creer no constituye más que el segundo poder; querer es lo primero. Las montañas proverbiales que la fe mueve no son nada al lado de lo que hace la voluntad.

Ambos ejemplos dan cuenta de lo que puede llegar a costar las interpretaciones de la fe y más aún cuando se le ha conferido un sentido religioso. Si la fe es un valor humano se puede agregar al conjunto de virtudes cultivadas que las personas pueden mostrar ante la sociedad. Conocer los hechos u actos que devienen en diferentes resultados nos permite tener confianza de que algo puede o no suceder. La creencia ciega en las cosas (la fe coloquial) sigue siendo una trampa para todo aquel que se precie de tener raciocinio.

Es importante no olvidar que la interpretación de la fe ha llevado a cometer los más grandes crímenes en la historia de la humanidad (Las Guerras Santas o los ataques terroristas) bajo la etiqueta en el nombre de la fe. Lo cual es totalmente evidente que se ha alejado de lo que se define como un valor para convertirse en barbarie.

Referencias:

Definición de fe. Real Academia de la Lengua Española. Disponible en: http://dle.rae.es/?id=HhQFq5H|HhR0WJY

Dawkins, R. (1997). Is science a religión?. Disponible en: http://www.skeptical-science.com/essays/science-religion-richard-dawkins/

Frase célebre de Victor Hugo: La voluntad: Disponible en: http://www.omarmacias.com/frases-celebres/quote/creer-no-constituye-mas-que-el-segundo